“Tenemos que seguir trabajando para que el campo sea atractivo para los jóvenes”

En la semana de la Juventud Rural, conversamos con Antonella Carrasquera. Tiene 27 años, es maestra y productora rural, socia de la cooperativa CADOL (ciudad de Dolores) e integrante de su grupo de jóvenes. “Es un orgullo ser una joven rural y cooperativista”, dice.

¿Cómo surgió la idea de conformar un grupo de jóvenes de CADOL?
La idea surgió el año pasado en la Directiva de CADOL, una cooperativa agraria ubicada en la ciudad de Dolores (departamento de Soriano) que tiene 64 años.

Los directivos buscaban darles participación a los jóvenes en la cooperativa, escucharlos y nutrirse de sus ideas. Nicolás Santellán, siendo uno de los integrantes más jóvenes de la directiva, comenzó a invitar a jóvenes socios, hijos de socios o vinculados al sector agropecuario de la zona de Dolores. Así nos fuimos integrando, la primera actividad de la cual participamos fue el encuentro de jóvenes rurales que se desarrolló en Durazno el año pasado.

¿Cuál es el perfil de los integrantes actuales del grupo?
Somos unos 15 integrantes de entre 18 y 37 años. Todos vinculados al sector, algunos somos productores agropecuarios, otros están recibidos en carreras agrarias y otros aún están aún estudiando. Es importante mencionar que el grupo tiene las puertas abiertas para otros jóvenes de la zona que estén interesados en sumarse.

¿Qué tipo de actividades han realizado o plantean realizar?
En la etapa actual, el principal objetivo es fortalecer equipo y capacitarnos en temas vinculados al sector. Actualmente estamos haciendo un curso de gestión agropecuaria.

También es un espacio que nos permite compartir vivencias, experiencias y formas de trabajo con otros jóvenes del ámbito rural. Recientemente participamos del encuentro de jóvenes rurales en Rivera.

¿Cuáles te parece que son los principales desafíos de los jóvenes rurales de la zona de Dolores?
La mayor dificultad tiene que ver con la inserción en el medio laboral y el acceso a la tierra. La mayoría de los jóvenes que integran el grupo trabaja en el campo porque son hijos de productores o porque tuvieron la posibilidad de estudiar carreras agrarias, pero es difícil comenzar a trabajar desde cero en el campo.

Durante todo este año, CAF los ha estado acompañando en el proceso de conformación del grupo de jóvenes de CADOL. ¿Qué apoyo les ha brindado?
Ha sido muy importante todo el apoyo que CAF nos ha brindado en este proceso. Luis y Alejandra (del equipo técnico de CAF) nos ayudaron a diseñar y desarrollar el primer taller con jóvenes de la zona, que realizamos en marzo de este año.

Luego, nos han ayudado a materializar ideas y proyectos que han ido surgiendo. Actualmente, con apoyo de CAF estamos tratando de organizar una visita a la UTEC para que los más jóvenes puedan conocer su oferta educativa.

¿Qué mensaje te gustaría transmitir en la semana de la Juventud Rural?
Quisiera destacar la importancia de reconocer la trayectoria de las diversas juventudes rurales y valorar el trabajo que hacemos todos los jóvenes rurales día a día. Para mi ser joven rural y cooperativista, además de ser una elección de vida, es un orgullo. Significa hacer lo que me gusta, estar en contacto con la naturaleza y seguir lo que mi familia ha logrado con dedicación.

Tenemos que seguir trabajando para que el medio rural sea atractivo para los jóvenes, para que vean en este sector una oportunidad de desarrollo profesional y no solo miren al campo como una opción de disfrute para algunos días al año.

¿Cómo surgió tu vínculo personal con el campo y con la cooperativa CADOL?
Vengo de una familia de productores agropecuarios, por lo que siempre he estado vinculada al campo y a CADOL. A la cooperativa voy desde chiquita a comprar insumos y materiales para el campo, y el año pasado decidí hacerme socia.

Con mi familia vivimos en la zona de cañada Magallanes, a 13 kilómetros de Dolores, donde nos dedicamos a la ganadería y la agricultura. Además de ser productora rural, soy maestra de educación primaria, dos actividades muy demandantes que he aprendido a congeniar.

El rol de CAF como promotora de la juventud rural y cooperativista

Nicolás Santellán es directivo de CADOL desde 2019 y fue quien inició la misión de conformar el grupo de jóvenes de su cooperativa. Desde 2022 también integra la Directiva de CAF, Federación a la que resalta por el trabajo que hace en materia de promoción de la juventud rural.

“Por el propio hecho de ser una gremial que nuclea a las cooperativas, CAF abre muchas oportunidades y actúa como punto de encuentro para jóvenes de distintas partes del país y vinculados a distintos ámbitos de producción. Además, dada su vasta experiencia en el tema, ayuda a marcar el camino de las socias y da todo su apoyo técnico para fijar objetivos, organizar talleres con jóvenes y hacer seguimiento a las actividades que se van desarrollando. Es un gran respaldo”.

Los comentarios están cerrados.