“Es un orgullo ser joven rural y llevar el campo en el corazón”

En la semana de la Juventud Rural, compartimos una entrevista de CAF con Franco Rochón. Tiene 29 años, vive en Ombúes de Lavalle (Colonia), es ingeniero agrónomo y está vinculado al cooperativismo agrario desde que nació; primero a la cooperativa CALOL y luego a COPAGRAN. Actualmente preside el grupo de jóvenes de la filial Colonia de COPAGRAN, desde donde organizan actividades con escolares para dar a conocer el sector agropecuario y fomentar su amor por el campo.

Con 18 años de historia, COPAGRAN es una cooperativa agroindustrial que nuclea a unos 850 productores de Paysandú, Río Negro, Soriano y Colonia. A fines de 2022, se conformó su grupo de jóvenes de la filial Colonia y, dos meses después, hizo lo propio el grupo de jóvenes de Paysandú.

¿Cómo surgió el grupo de jóvenes de Colonia? ¿Con qué objetivos?
Nació por varias razones. La primera es que en la cooperativa hay cultura de contar con grupos de jóvenes. Ya en la década de 1980, CALOL (la cooperativa de Ombúes que antecedió a COPAGRAN) tenía un grupo que marcó a muchos de los socios.

También influyó que, el año pasado, los Directivos viajaron a Argentina para visitar cooperativas de ese país y vieron que cada una tenía su grupo de jóvenes formado y en actividad, lo cual contribuía a que desarrollaran el sentimiento cooperativo. Conversaron mucho sobre la importancia de contar con estos espacios, de los cuales salen los futuros directivos de la cooperativa.

Con esas inquietudes se dio origen al grupo de Colonia y a los pocos meses surgió el de Paysandú. Si bien por el momento funcionamos de forma independiente, la idea es que a futuro integremos un único grupo de jóvenes de COPAGRAN a nivel nacional.

¿Cuál es el perfil de los integrantes actuales del grupo de Colonia?
En Colonia somos alrededor de siete jóvenes de entre 19 y 29 años. Hay algunos integrantes muy jovencitos y otros estamos más cerca de los 30 años y ya concluimos nuestros estudios. Actualmente no tenemos integrantes que tengan entre 22 y 26 años, porque es el período en que la mayoría de los jóvenes están estudiando en la capital.

Algo interesante es que, si bien hay varios agrónomos en el grupo, también tenemos miembros que no están vinculados al rubro, por ejemplo, profesores. Lo que todos compartimos es el fuerte vínculo con la cooperativa, que en la mayoría de los casos viene de familia.

¿Qué objetivos o actividades se han propuesto como grupo de jóvenes?
El objetivo primordial es formarnos, teniendo en cuenta que el día de mañana podemos ser los Directivos de la cooperativa. Tenemos que aprender sobre el sistema cooperativo y en especial sobre el funcionamiento de COPAGRAN. También nos hemos propuesto ayudar a dar a conocer el trabajo que realiza la cooperativa.

Alineado con ese último objetivo, organizamos un ciclo de visitas a escuelas del departamento de Colonia, al que llamamos “Te contamos cómo llega el trigo del campo a tu mesa”.

Es una iniciativa que se enmarca en el trabajo en Conciencia Agropecuaria y que se propone dar a conocer a los alumnos la cadena de producción del trigo. Luego de una breve charla sobre el cooperativismo, nos valemos de distintas estaciones didácticas para mostrarle a los niños cómo es el proceso de producción del trigo desde que se planta la semilla, pasando por el crecimiento, la cosecha y el molino, hasta que llega a su mesa como alimento.

Ya visitamos la escuela de Agraciada y la escuela de Nueva Palmira, con muy buenas devoluciones de maestras y directoras, lo cual nos motiva muchísimo. En lo que resta del año, tenemos previsto visitar las escuelas de Carmelo, Ombúes de Lavalle y Colonia, y hemos recibido manifestaciones de interés de hacer la actividad en otras escuelas del departamento, como la localidad de Conchillas.

¿Por qué les parece importante que los niños/as de la zona incorporen la perspectiva de la Conciencia Agropecuaria y conozcan qué se hace en las cooperativas?
Los niños de nuestro departamento tienen el campo literalmente al lado, pero hay muchos que no tienen idea para qué sirve el silo que ven todos los días desde la ruta o qué hacen las máquinas en el campo. Creemos que contarles qué hacemos los puede entusiasmar a ser más curiosos y quizás así logremos que el día de mañana elijan desarrollar su vida en el campo, trabajando o estudiando en algo relacionado al sector.

¿Qué importancia le dan a CAF como promotor de la juventud rural y cooperativista?
CAF es un aliado permanente que nos ayuda a estar en contacto con otros grupos de jóvenes. Actúa como nexo, nos nuclea, nos convoca y nos mantiene al tanto de distintas actividades de interés.

¿Qué mensaje quisieras compartir en el Día de la Juventud Rural?
Quiero transmitir el orgullo que representa ser un joven rural y de llevar el campo en el corazón. También envío un saludo a todos los colegas que comparten esta condición.

Los comentarios están cerrados.